La necesidad de recuperar la demora o el aroma del tiempo, según Byung-Chul Han

Extraordinario Byung-Chul Han, filósofo surcoreano que a sus 26 años llegó a Alemania, después de haber estudiado metalurgia, para cambiar el pensamiento filosófico actual. Si hay alguien capaz de mover el tablero generando una reflexión lucida y sistemática sobre la subjetividad contemporánea es este tipo. Este link que comparto, basado en una reseña de su libro “el aroma del tiempo”, un ensayo del año 2009, trata sobre la manera en que el tiempo, en el capitalismo actual, no se acelera, como creemos experimentar, sino que se fragmenta ya tomiza, perdiendo todo sistema de referencia, toda idea de sucesión con sentido, y nos precipita en un escenario que él llama disincronía: cada instante es idéntico a cualquier otro. La disincronía hace que nada comience y nada termine; desaparece la teleología, la idea de finalidad de nuestros actos, y también la teología, la posibilidad de trascendencia frente a un absoluto. Hasta la idea de muerte queda afectada por esta forma de representarnos las cosas, ya que se transforma en un instante más. La angustia existencial más el imperativo de productividad producen un fin de la contemplación, que es la extinción de la vida con sentido, del tiempo “con aroma”, distinto al tiempo monótono y único. La propuesta de Han impllca, en parte, recuperar la demora, inherente al tiempo con sentido. En esta necesidad, la figura del peregrino, centrado en la vida contemplativa, se propone como antítesis a la del turista, a la de aquel que recorre indistintamente los fragmentos de ese tiempo homogéneo.

Anuncios

Un nuevo affair que desnuda la anticiencia de moda

El affaire Sokal demostró sobradamente, hacia 1996, que siempre que uno reproduzca determinado canon lingüístico, con las palabrejas de moda adecuadas y apelando a los lugares comunes de la corriente intelectual que hegemonice una disciplina, tiene altas probabilidades de éxito académico. En una reedición picante y diría que aún más polémica de esta estrategia, los investigadores Helen Pluckrose, James Lindsay y Peter Boghossian enviaron papers concientemente carentes de fundamento, hasta delirantes, a distintas revistas académicas de prestigio, y lograron publicar un número significativo de ellos. Las temáticas de los papers se encuadran dentro de los llamados “estudios reivindicativos”, e involucran estudios de género, de identidad sexual o racial, etc. Entre los más bizarros, se encuentra uno que por ejemplo pretende estudiar la cultura de la violación a través del comportamiento de los perros en los parques y otro que consiste en una reescritura del capitulo 12 de “Mein Kampf” de Hitler en clave feminista. El experimento no demuestra nada que en realidad no sepamos; los estándares de validación de gran parte de las ciencias sociales han devenido tan pésimos que cualquier escrito que apele hábilmente a la jerga del momento y que suene “cool” y “deconstruido” puede acceder rápidamente al parnaso de los elegidos, más allá de sus inconsistencias internas, su falta de rigor empírico y la carencia de un modelo explicativo replicable que articule sus distintos aspectos. Lo que sorprende, o al menos a mi no deja de sorprenderme, es que gran parte de la izquierda y de las usinas académicas progresistas, llenas sin duda de gente bienintencionada, aún no hayan sido capaces, incluso después de transcurridas varias décadas, de abandonar o al menos mitigar el profundo irracionalismo que las afecta a partir del desembarco posmoderno producido en los tempranos noventa y aún hoy no conjurado. Todos dicen haber superado el posmodernismo hace rato, pero su impacto de vaciamiento metodológico, de anticientificismo a ultranza y autovalidación falaz y estrictamente discursiva, todavía siguen impregnando gran parte de la producción académica actual. Las consecuencias son atroces por donde se lo mire; no solo se hace mala ciencia y pésimo activismo, sino que se presentan falazmente, de manera fácilmente objetable, argumentos y posiciones que sin duda ameritan un aparato de justificación y datos robustos que las sostengan con serieda.

Comparto link de uno de los articulos que aborda el tema:

https://www.libertaddigital.com/ciencia-tecnologia/ciencia/2018-10-10/una-revista-academica-acepta-un-capitulo-del-mein-kampf-reescrito-en-terminos-feministas-1276626258/

El tiempo según Borges y Russell

Escribió Jorge Luis Borges en el cierre de “La nueva refutación del tiempo” (1947): “Negar la sucesión temporal, negar el yo, negar el universo astronómico, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos. Nuestro destino (a diferencia del infierno de Swedenborg y del infierno de la mitología tibetana) no es espan­toso por irreal; es espantoso porque es irreversible y de hierro. El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El ‘mundo, desgraciadamente, es real; yo, desgraciada­mente, soy Borges.” Borges era consciente de la precariedad existencial a la que la temporalidad nos condena, pero uno de los ejes de este ensayo me parece revelador; si se pudiesen replicar exactamente dos configuraciones de la realidad en diferentes momentos, el tiempo quedaría abolido, porque sería un mero efecto del registro mental de la sucesión. ¿Es el tiempo una ilusión o una dimensión estable y mensurable de nuestro universo físico? Más allá de las suposiciones e hipótesis subjetivistas, un aspecto sumamente inquietante, también planteado por Bertrand Russell en su hipótesis escéptica de la “Tierra de hace cinco minutos”, es que si todo hubiese sido creado recién, también eso podría incluir nuestras memorias configuradas para recordar sucesos ficticios del pasado.

Según Russell: «No hay ninguna imposibilidad lógica en la idea de que el mundo haya aparecido hace cinco minutos, exactamente como está y con una población que “recuerde” un pasado completamente irreal. No hay ninguna conexión lógica necesaria entre sucesos y tiempos diferentes; así que nada de lo que pase ahora o pueda pasar en el futuro puede invalidar la idea de que el universo haya sido creado hace cinco minutos» (1)
Aquí el texto completo de Borges, una maravilla a mi entender:

Futbol y alienación: a revisar prejuicios

Eso de que el futbol no te deja pensar es tan, pero tan elitista y clasista (me veo a tentado a decir “gorila” pero no quiero que ningún republicano urbano se me ofenda) que hasta me da fiaca enumerar la cantidad de ideas profundamente reaccionarias, de viejísima data, con las que se vincula. Pienso, solo a vuelo de pájaro, en la Dialéctica de la Ilustración de Theodor Adorno y su visión despectiva y casi racista del jazz en Estados Unidos. Todo aquello que divierte y produce disfrute, adormece y te hace olvidar tu eterno lugar de sufrimiento en el capitalismo. De mínima, opino que no hay casi auténtica reflexión intelectual en este prejuicio clasista, además de que muestra una comprensión casi nula de lo que en términos de Durkheim llamaríamos un hecho social total, como es el fútbol globalizado actual. En segunda instancia, establece una relación lineal y determinista entre goce deportivo y resignación política, desconociendo la numerosísima bibliografía que señala profundas correlaciones entre el orgullo identitario, muchísimas veces fortalecido con resultados deportivos, y los procesos de movilización política de los cuales forman parte esos grupos que gozan con el fútbol. Como para muestra basta un botón, recordemos que el viralizado “MMLPQTP”, por ejemplo, surgió y se difundió a partir de los cantitos de hinchadas de fútbol, para dar solo un ejemplo minúsculo entre miles que se podrían traer a esta discusión. Otro ejemplo en contra de esta suposición iluminada: en Brasil 2014 el seleccionado local fracasó estrepitosamente (1-7 contra Alemania en semis), pero, al menos a juzgar por los acontecimientos macropoliticos inmediatos, la sociedad brasileña no parecería haberse vuelto más progresista que antes por este efecto.

Ajedrez, Damas y profundidad de pensamiento

Puedo decir, sin faltar a la verdad, que jugué al ajedrez casi toda mi vida. Hace demasiados años, incluso estudié teoría y me enfrenté con algunos jugadores de buen nivel para un aficionado. Con el tiempo, al no practicar seriamente y habiendo dejado de estudiar, mi nivel bajó considerablemente y solo me da para despuntar el vicio online en https://www.chess.com/. Hechas las presentaciones del caso, tengo que decir que, a pesar de esta introducción, apoyo fuertemente el argumento del escritor Edgar Allan Poe respecto a la falta de profundidad del ajedrez respecto de las damas. En su momento, esta valoración despectiva fue criticada irónicamente por ejemplo por Borges con el comentario de que que “Poe simplemente no era un buen jugador de ajedrez”. Básicamente, Poe sostuvo que el ajedrez premia más la atención y el cálculo que la profundidad. Al contar con piezas de distinta capacidad y combinaciones difíciles de vislumbrar, el ajedrez premia el cálculo conservador y algo así como “no caer en la trampa”. Las damas, al contar con movimientos simples y homogéneos, no ofrecen la posibilidad de cometer equivocaciones groseras en la misma medida. En sintesis, en general gana quien mejor planifica, no quien menos se equivoca. Contra lo que sostiene el ego herido de muchos grandes jugadores de ajedrez, como el maestro internacional que escribe la nota que cito más abajo, tengo que decir que apoyo la visión de Poe, pero con una salvedad, y es que aplica fundamentalmente a jugadores que no están en el máximo nivel. En efecto, el camino hacia el buen juego está plagado de buenas intenciones en los aficionados, y me canso de ver partidas de Blitz (Ajedrez rápido), en que los juegos se deciden por piezas “colgadas” o no defendidas, jaques dobles predecibles, o piezas clavadas cuyas posiciones no fueron debidamente atendidas por distracción o mero error de cálculo. Ni que hablar de los jaques mates rápidos, como el Pastor, el del loco o del tonto. Ellos son prueba de que se puede ganar por mera distracción y careciendo de profundidad. En fin, no esperamos que Magnus Carlsen o en su momento Kasparov cometiesen estos errores, pero el tipo de habilidades que los juegos estimulan no debería medirse, entiendo, por su efecto sobre una élite, sino respecto de una población de expertise bajo o muy bajo, que es la que predomina estadísticamente en cualquier deporte o disciplina.
Disculpen lo largo del post, estaba aburrido después de ver el final de la Champions, y no se me ocurrió nada mejor que este comentario para despertarme.
Dejo colgada la referencia a esta muy buena nota sobre el interés de Poe respecto del ajedrez : (http://ajedrez12.com/…/edgar-allan-poe-y-su-diatriba-que-e…/)

Más grande, más poderoso

Parece que tener la (torre) mas grande es importante para mas de uno. ¿Que se juega realmente en todo esto? El “Alvear Icon Hotel”, con 230.4 metros, será el rascacielos más alto de Argentina si se termina en 2018, como está planeado. Está ubicado, como no es difícil imaginarse, en Puerto Madero. La estructura más alta conocida en el mundo es el “Burj Khalifa”, un rascacielos ubicado en Dubái. y mide 828 metros de altura, casi 4 veces más que este edificio. Si queremos rastrear las huellas del poder económico a través de la ostentación, las pistas son más que claras y no se dirigen a tantos lugares. Curiosamente, o no tanto, los edificios mas altos de la actualidad no son de potencias económicas consolidadas, sino de países con economías prósperas mas o menos “nuevas”. Después de la Burj Khalifa, aparece la “Torre de Shanghái” (632m) de China, el “Abraj Al Bait” (601m), de Arabia, el “Ping An Finance Center” (599m), también de China, y la “Lotte World Tower” (555m), de Corea del Sur. Recién en sexto lugar aparece el “One World Trade Center” (541m), construido en Nueva York en reemplazo de las torres gemelas.
En Argentina pasa algo similar. De los 15 edificios más altos , nada menos que 12 quedan en Puerto Madero y no en barrios mas antiguos( https://es.wikipedia.org/…/Anexo:Edificios_m%C3%A1s_altos_d…)

Comparto la nota en donde se repasan las características de los edificios más altos del mundo: https://www.farandwide.com/s/worlds-tallest-buildings-e37ff65d267649f4

Repetition Detector 2

Comparto excelente herramienta para corrección fina de repeticiones en textos tipeados. Detecta patrones de repetición simples (repetición exacta) y complejos (solo una raíz o una parte) dentro de un rango específico de palabras. Permite personalizar los listados, excluyendo conectores, preposiciones, etc. Funciona, de entrada, estableciendo un ranking de las palabras con más repeticiones dentro de un texto tipeado dentro del espacio de trabajo. La versión paga reporta incluso listas de sinónimos disponibles, pero aún sin esta función tiene mucha utilidad

http://www.repetition-detector.com/